HR

¿Ha cambiado el coronavirus para siempre la forma de trabajar?

Con gran parte de la humanidad luchando contra el coronavirus, muchos países de todo el mundo han alentado a las personas que puedan a trabajar desde casa.

Por supuesto, esto no es posible para muchas personas que realizan servicios vitales como la atención médica o la ley y el orden. Sin embargo, para muchos trabajadores de oficina es posible. Este brote ha demostrado que muchas personas pueden teletrabajar.

Queda por ver si esto ha afectado o no a la productividad, pero si no lo ha hecho, muchas personas se preguntarán por qué trabajar desde casa no será la nueva norma habitual.

Como empresa, si muchos de sus trabajadores están en su hogar, necesita menos espacio de oficina para albergar a los trabajadores que acudan a la oficina.

Por otro lado, los empleados pueden ver el beneficio de no tener que comprar billetes de tren o combustible para sus automóviles, para sus desplazamientos diarios.

El medio ambiente también puede beneficiarse con menos gases nocivos de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. Esto ya parece estar teniendo un impacto en el medio ambiente.

La desventaja es que los empleados tendrían que pagar por energía adicional para calentar e iluminar sus hogares, cuando normalmente estarían en una oficina durante gran parte del día, así como por el coste de la banda ancha.

Trabajando de forma remota: la nueva norma

Si trabajar desde casa se convierte en la primera opción para la mayoría de los trabajadores de oficina, entonces la forma en que administra al personal de forma remota se convierte en un punto clave en la gestión de RRHH.

Ser capaz de trabajar desde casa es un fenómeno relativamente nuevo. Las mejoras en la tecnología, en particular las velocidades de banda ancha y las soluciones en la nube lo han hecho posible.

Productividad de los trabajadores remotos

¿Los trabajadores remotos son más o menos productivos? Hay mucho debate en torno a esto.

Por un lado, algunas personas creen que son más productivas, ya que están más enfocadas debido a menos distracciones y menos estresadas debido a que no deben desplazarse.

Otras personas creen que son menos productivas ya que se distraen con tareas domésticas en sus “descansos” o pierden el contacto cara a cara con sus compañeros de trabajo en una oficina.

En cualquier caso, parece que trabajar desde casa será más habitual y las personas tendrán que aprender a adaptar su estilo de trabajo a esta nueva norma.

Gestión remota

La gestión remota del personal puede ser todo un reto. No tener contacto presencial significa que la comunicación puede ser más difícil. Al hablar cara a cara, el lenguaje corporal y la empatía pueden ser más fáciles de interpretar.

Sin embargo, la videoconferencia generalmente puede ser bastante fría y obtener retroalimentación subconsciente del lenguaje corporal de una persona puede ser más difícil, es por esto que los empleados deben ser formados en técnicas para usar su inteligencia emocional a través de videoconferencias.

Los contactos regulares son aún más importantes que nunca con el trabajo remoto. Documentar estos contactos es vital para que tenga un registro y pueda ver cómo han estado funcionando los empleados.

SAP SuccessFactors o Workday ofrecen la capacidad de realizar un seguimiento de las reuniones individuales que se pueden utilizar en la gestión del rendimiento.

Sin embargo, parece que una vez que el confinamiento haya finalizado, muchas empresas pueden ser más receptivas al trabajo remoto después de permitir que los empleados trabajen desde sus hogares durante la pandemia del coronavirus Covid-19.

La capacitación de los empleados en el arte de la videoconferencia exitosa será más habitual. Con el aumento de la videoconferencia, esperemos que los días de iniciar una llamada con “Hola, ¿me oyes?” o “He tenido problemas para acceder a la llamada” serán cada vez menos.

Salud mental

Trabajar de forma remota, a veces puede conducir al aislamiento social. Con tantas personas aisladas debido al coronavirus, esto se incrementa notablemente.

Si vives solo y tu único contacto humano habitual es cuando vas a la oficina, trabajar desde casa puede ser otro reto importante.

Cuidar la salud mental y el bienestar de los empleados es vital para las empresas. La falta de contacto humano directo puede ser perjudicial para el bienestar de los empleados.

Es crucial que los empleados sean conscientes de la importancia de cuidar su bienestar mental, especialmente cuando trabajan de forma remota.

También necesitan saber que hay algún tipo de soporte disponible. El acceso a un programa de asistencia remota al empleado puede brindarles ayuda en momentos de necesidad.

Consejos para ayudar a los trabajadores remotos con su salud mental:

1. Organiza mañanas virtuales de café
2. Tener clases regulares de ejercicios virtuales en línea
3. Organizar cuestionarios virtuales
4. Animar al personal a tomar descansos regulares
5. Asegúrese de que todos estén al tanto de la asistencia remota disponible

¿Ha llegado el futuro?

Durante muchos años, los visionarios decían que las videollamadas estaban en el horizonte, pero ahora finalmente están aquí. Se podría decir que ahora estamos viviendo y trabajando en el futuro.

Hay nuevos desafíos y trabajar de forma remota requiere un cambio de mentalidad tanto para las empresas como para los empleados.

Debe existir un adecuado nivel de confianza del lado del empleador. El empleado también debe asegurarse de corresponder a esa confianza haciendo su trabajo adecuadamente.

¿El coronavirus ha cambiado el mundo para siempre?

La respuesta sencilla es tal vez que sí. Queda por ver si los cambios en las prácticas laborales tendrán algún efecto duradero.

Una cosa segura es que las personas tal vez reflexionen más sobre cómo y dónde trabajarán en el futuro después de que la pandemia de coronavirus haya pasado.

Las empresas también deberán evaluar cómo operarán en el futuro. Las empresas se cuestionarán cómo administran su fuerza laboral, dónde ubican sus oficinas y cuanto espacio necesitan.